Bienvenido! Esta es la pagina personal del dueño, abajo tienes el Blog y a la derecha una modesta barra de navegacion con mas contenido etcetereano; sientete libre de rondar por ahi, pero no te aseguro cordura. En todo caso, esto esta hecho para ser visto, asi que disfrutalo con papas y refresco al gusto

domingo, 28 de enero de 2007

Preludio a la responsabilidad

Pon atención, pues esto es lo mejor que mis manos han escrito en este blog. (Lo hice en word durante la madrugada de ayer, se puede notar en el espaciado)

Me habia hundido en un pozo profundo de reflexion. Empapado con una falsa vulnerabilidad, yo mismo me habia hecho creer que me habia convertido en alguien que necesitaba destruirse para volverse a construir, para ser “mejor”. Tal ilusion es falsa al final. No existe tal cosa como dejar de ser uno mismo para convertirse en alguien mas. ¿Donde queda la individualidad entonces?

Llegando a la conclusión al final de todo, me alegre y me rei de mi propia estupidez. Y aquellas cosas no me podrian importar menos. Pero eso tampoco significa que dejare atrás aquellas cosas de siempre. Solamente me adapte a lo mas importante a lo que hay que adaptarse, a uno mismo. Y por eso al final, después de tanto pensar, da risa.

Risa de tanto haber pensando, pensado mientras ignoraba la respuesta. ¡Pero no te conviertas en juez! No eres muy distinto a mi. Deja de escapar de ti mismo. La honestidad es preludio de la responsabilidad. Ser responsable es ser capaz de reconocer y aceptar las consecuencias de un hecho realizado libremente. ¿Quién es pues, consciente de lo que se engaña? ¿Quién es responsable aquí de su falsedad? ¿De su falta de honestidad? ¿Y de las calamidades que siembra para si mismo y para los demas, por esconder la verdad? Es por eso que digo que la honestidad es preludio de la responsabilidad.

Entonces, quiero expresar una fuerte reflexion que engloba un tema central de aquello a lo que me dedique a pensar todo este tiempo:

Tengo para ti, hermano mio, una pregunta que arrojo como sonda para conocer la profundidad de tu alma.

Eres joven y anhelas una mujer y un hijo, pero yo te pregunto: ¿Eres tu un hombre que tiene el derecho de desear un hijo?

¿Eres un victorioso, vencedor de ti mismo, soberano de tus virtudes? Eso es lo que te pregunto. ¿O es que hablan de tu deseo la bestia y la exigencia fisica? ¿O el miedo a la soledad? ¿O la discordia contigo mismo?

Yo quiero que tu victoria y tu libertad se perpetuen en un hijo. Debes erigir monumentos vivientes a tu victoria y a tu liberación. Algo mas elevado que tu mismo, pero haria falta que te reconstruyeses tu mismo, recto de cuerpo y de alma.

No solamente se debe reproducir la raza, sino superarla. Para eso te debe servir el jardin del matrimonio.

Debes crear un cuerpo de esencia superior, un primer movil, una rueda que gire sobre si misma; debes crear un creador.

Yo llamo matrimonio a la voluntad de crear entre dos un ser unico superior a los que se han creado. El matrimonio es eso: respeto mutuo, respeto de los que coinciden en tal voluntad.

Este debe ser el sentido y la realidad de tu matrimonio. Pero lo que llaman matrimonio los superfluos, ¿Cómo lo llamariamos?

¡Ay! ¡Que pobreza de alma entre dos! ¡Que impureza de alma entre dos! ¡Que misera conformidad entre dos!

A todo eso llaman matrimonio y dicen que contraen esas uniones en el cielo.

¡Pues, no quiero ese cielo de los superfluos! ¡No! ¡No quiero bestias enlazadas con redes celestiales! Pero ¡No se rian de tales matrimonios! ¿Qué hijo no tendria razon de llorar a causa de sus padres?

Me parecio un hombre respetable y preparado para asir el sentido de la tierra, pero cuando conoci a su mujer, la tierra me parecio una morada para los insensatos.

Si; yo quisiera que entrara la tierra en convulsion cuando se ayuntan un santo y una gansa, o lo contrario.

Otro partio como un heroe en busca de verdades y no alcanzo mas botin que una mentira engalanada. A eso llaman su matrimonio.

Otro muy reservado en sus relaciones y difícil en su eleccion, trastorno su sociedad de un solo golpe. A eso llaman su matrimonio.

Buscaba otro una sirvienta con las virtudes de un angel, y termino haciendose sirviente de una mujer; ahora es el el que necesitaria volverse angel.

Yo no he visto por doquier mas que compradores avisados y de ojos astutos. Pero aun el mas avisado compra a su mujer en estado de ceguera.

Llamas a muchas breves locuras amor, y su “matrimonio” pone fin a muchas breves locuras con una larga tonteria.

Su amor a la mujer y el amor de la mujer por el hombre, ¡Oh! ¡Sea piedad para los dioses dolientes y velados! Pero dos bestias se adivinan casi siempre.

Sin embargo, su mejor amor no es mas que una imagen extasiada y un ardor doloroso. Antorcha que debe iluminar para ustedes, caminos superiores.

Debera elevarse un dia su amor por encima de ustedes mismos. ¡Aprendan pues, a amar! Pero escuchame bien: para eso, es preciso que bebas el caliz amargo de tu propio amor. No solamente aquel del que recibes, sino mas importantemente, de el que emanas.

Aun en el mejor amor, existe amargura; asi se despierta en ti el deseo de ser un hombre superior; asi se despierta en ti la sed del creador.

Sed del creador, flecha y anhelo del hombre superior; dime, hermano mio, ¿Es esa tu voluntad del matrimonio?

Para mi es santa tal voluntad, tal matrimonio.

Espero no haber sido muy laberintico. Mi mente no podria estar funcionando mejor.

Y es por eso que digo: Las Artes del Corazon son mi vida. Esperan por ti

2 comentarios:

Elvira dijo...

Te felicito manolo, no te voy a decir que entendi del todo bien pero lo que entendi creo que podria decir que empiezas a madurar en estas cosas, solo cuidate, como la papaya para que no te mayugues (creo que asi se escribe) despues de maduro

Anónimo dijo...

Me parece muy bonito lo que escribiste, si tan solo le hubieras dado el crédito a Nitzsche que es el verdadero autor de esas palabras, y si hemos de llamar "laberintico" a alguien es a ese filósofo, no a ti.